Estar en el presente significa ser totales
Es un poco más de media noche en plena cuarentena, mañana hago sesiones de terapia y clases de gestalt. Tengo la intención de no dormirme tarde, sin embargo, siento que ha pasado suficiente tiempo desde que me comprometí conmigo mismo a escribir este artículo.

Pienso en quienes van a leer esto, en lo que van a opinar las personas importantes para mí. ¿Qué pensaran las personas que me conocen bien y las que no me conocen en absoluto? En el fondo de mi, siento el deseo de ser interesante y llegar emocionalmente a todos los que me lean.

Justo con percatarme de este deseo, aparecen mis temores. Aparecen mis aprensiones, experiencias pasadas, anhelos, resistencias, expectativas, etc.

Entonces, me doy cuenta. Estoy tan comprometido con lo que estoy escribiendo que, todo lo que soy, todo mi ser, se hace presente en este instante.

“Una terapia del aqui y ahora”

La Terapia Gestalt ha hablado mucho de estar presente, o en otras palabras, estar “aquí y ahora”, es una expresión que escucho frecuentemente.

Cuando le pregunto a mis nuevos alumnos, ¿qué saben de gestalt? la mayoría de las veces me dicen, “es una terapia del aquí y ahora”. Me gusta que se reconozca la importancia del presente en la terapia gestalt, ya que es uno de los conceptos claves que la caracterizan. Aun así, me preocupa que esta frase pueda perder su significado y termine convirtiéndose en una respuesta automática. Esto sería muy trágico, porque estar presente es justo lo opuesto de “funcionar en piloto automático”

A veces, estar presente se entiende como un proceso de concentración, es decir “llevar la atención al presente“. Sin embargo, la concentración implica hacer un esfuerzo, ponernos tensos y dividirnos.

Esta, es una de las razones por las cuales cuesta comenzar a meditar, estamos acostumbrados a que nuestra atención funcione de manera tensa. En la meditación debe ser mucho más relajada, te tienes que relajar tanto, que tu atención esté abierta a todo, sin seleccionar ni filtrar nada. Habitualmente, comenzamos atendiendo la respiración porque es más fácil, pero la idea es estar abierto a la existencia en su unidad y totalidad.

Miedo, vergüenza y la fragmentación

El estar presente gestáltico tiene más que ver con la meditación que con un ejercicio de concentración. Tiene que ver con dejar con que todo tu ser aparezca, con lograr “ser tú” de manera total. Sin embargo, ser total en el momento presente es difícil.

La mayor parte del tiempo, tenemos sutiles bloqueos que nos impiden habitar el presente con totalidad. Aunque no nos damos cuenta, lo más común es que contactemos el momento presente solo con una fracción de lo que somos. Esto es tan habitual en nuestra vida, que estamos acostumbrados a funcionar así y ni siquiera lo notamos. Todos tenemos una idea de lo que somos y una serie de expectativas que nos impiden ser totales.

Es por esto que, cuando hablo sobre la terapia, hago tanta referencia a la libertad. Si tuviera que resumir el objetivo de la terapia gestáltica en una sola cosa, sería: “ser más libres” o, en otras palabras, “ser totales”. Se trata de estar en el presente, pero no fraccionados, sino totales.

Una metáfora que suelo ocupar en terapia (con un poco de vergüenza por ser tan cliché) es la de lanzarse al agua. La forma habitual de vivir es tocando el agua con los dedos del pie, más adentro o más afuera, pero en constante indecisión, en división. Una parte quiere entrar y otra quiere mantenerse afuera, eso genera tensión.

Si prestas atención, te darás cuenta que, la mayoría de las personas, vivimos en esa tensión, en ese conflicto que produce la fragmentación interna.

Resolver este asunto, no tiene nada ver con ser decidido y forzarnos a saltar al agua. Tiene que ver con conocernos, con darnos cuenta en primer lugar, que la división existe.

Seguro te ha pasado que han habido cosas en tu vida que te han dado vergüenza. Luego, después de tiempo (y crecimiento), esa antigua sensación cambia y sientes con toda la libertad de hacer lo que antes te avergonzaba. Ese es un ejemplo de lo que experimentamos cuando pasamos de la fragmentación interior a la integración.

Yo lo experimenté bastante con el baile. Al principio me ponía muy tenso, me preocupaba dejar una buena impresión y no hacer el ridículo. Una parte quería bailar y disfrutar, mientras que, otra, tenía miedo de hacer el ridículo y quería protegerme, estaba dividido. No podía bailar, pero tampoco podía renunciar e ir a sentarme, cualquier alternativa era perder.

Estar presente es la danza de la vida

Estar en el presente, no es un ejercicio de voluntad, es el resultado de un proceso de crecimiento. Es la comprensión de que, ya no necesitamos sostener más tiempo la vergüenza o el miedo de ser nosotros mismos. Es ser libres, porque, siendo libres, no se puede hacer otra cosa que estar presente.

Este proceso de integración, no es un cambio súbito, sino una progresión de pequeños pasos. Implica ir mirando y comprendiendo las diferentes partes que nos componen y, luego, darse pequeños permisos para expresarlas.

El estar presente gestáltico significa ser totales, ser libres, significa ser espontáneos, creativos, auténticos, significa que todo tu ser va en una sola dirección. Aunque no siempre es fácil, en el camino podemos encontrarnos con temores, rabias, penas y muchas otras emociones difíciles. Ser total implica estar abierto y permitir todo lo que somos, incluso esas emociones difíciles (¡sobre todo esas emociones!) pero, aun así, no estar dividido.

El estar presente gestáltico significa que todo tu se puede ser hallado en cada movimiento, en cada respiración, en cada parte de tu cuerpo. Significa que cuando bailas, todo tu ser está bailando y que no habrá ningún arrepentimiento cuando las luces se enciendan y termine esta fiesta.


Si te intereso este tema, te comparto un ejercicio especialmente diseñado para ayudar a centrarse en el presente de manera total: Centramiento Total

Compartir:
Escrito por Alejandro Reckmann
Psicólogo clínico especialista en Terapia Gestalt, docente en programas de formación de terapeutas con enfoque humanista transpersonal y talleres de auto-exploración, Instructor certificado en meditación, con experiencia en meditaciones activas. Músico aficionado, fotógrafo de fauna y practicante de artes marciales (Kendo)